El Papa Francisco ausente en el Vía Crucis del Coliseo Romano debido a su salud

El pontífice aceptó la recomendación de sus médicos y decidió no participar del tradicional Vía Crucis del viernes Santo.

“Para conservar la salud ante la vigilia de mañana y la Santa Misa del Domingo de Resurrección, esta tarde el papa Francisco seguirá el vía crucis del Coliseo desde la Casa Santa Marta”, indicó el Vaticano en un breve comunicado minutos antes del inicio del rito.


La decisión del Papa fue de última hora dado que se colocó el sillón en el que debía seguir el vía crucis en la colina del Palatino, frente al Coliseo, donde tiene lugar esta ceremonia por ser el símbolo de la persecución de los primeros cristianos.

Este además iba a ser el vía crucis más personal de Bergoglio pues había escrito de su puño y letra por primera vez las “meditaciones”, los textos que se leen a lo largo de las catorce estaciones de la cruz para recordar el camino a la muerte de Jesús de Nazaret.

En sus meditaciones Francisco dialoga con Jesucristo en un mundo en el que reina “la locura de la guerra”, “la violencia contra las mujeres” y en el que “basta un teclado para escribir sentencias”, entre otros males y reivindicaciones.

Así, sostiene que la “infamia y el desprecio” que sufrió Jesús es algo que sucede hoy en día cuando “un teclado basta para insultar y publicar sentencias”.