La migración al nuevo Iturraspe se hará en un solo día y sería en julio / agosto

Mudar un hospital no es trabajo de los todos los días, más aun cuando se trata de un nosocomio de una ciudad capital y que es referencia en su atención para todo el centro norte provincial. 

El Ministerio de Salud y el Iturraspe ya diseñan y piensan cómo será la migración al nuevo hospital, ubicado en el norte de la ciudad, en la intersección de Blas Parera y Gorriti.

Contrariamente a lo que muchos puedan pensar, la mudanza se realizará en un solo día. Claro, el desafío de las autoridades será justamente elegir “ese día”. Si bien desde la cartera sanitaria no confirmaron la fecha, estimaron que podría suceder sobre finales de julio (luego de las vacaciones de invierno) o principios de agosto.

Es que la migración solo consistirá en trasladar a los pacientes internados y al personal del Iturraspe (tarea delicada y no menor) ya que todo el mobiliario y equipamiento del nuevo hospital es a estrenar. 

En tanto, esta semana (luego de la inauguración del nosocomio) comenzará la etapa de “prueba de vacío”, proceso que consiste en un chequeo minucioso de todo el lugar, algo que podría demandar un mes.

En diálogo con UNO Santa Fe, la ministra de Salud, Andrea Uboldi, explicó cómo será el proceso de migración: “Todo lo que está en el hospital, que está vinculado con personal y pacientes, tiene que en un día trasladarse al nuevo edificio”.


En relación a ese día, preciso: “Hay que tener el menor número de pacientes internados posibles y que la complejidad de los ellos sea lo más sencilla posible. Es decir, si tenemos pacientes ventilados, con mucha complejidad, habrá que espera. Por eso, estamos muy supeditados al clima.  Si se mantienen las condiciones de temperatura y no tenemos un exceso de internación, en cama crítica, con pacientes en guardia, con respirador; podríamos probablemente después de las vacaciones de julio, quizás para agosto, poder estar organizando la migración”.


Esa jornada, contó Uboldi, habrá “un dispositivo especial en la ciudad”, y precisó: “Significa elegir un mejor día, generalmente uno elige los fines de semana, donde hay menos circulación de personas. Habrá un dispositivo de carriles seguros, con la policía y la municipalidad para que las ambulancias se puedan desplazar y trasladen a aquellos que lo necesiten”.

Consultada sobre el traslado de muebles o equipamiento, aclaró: “Con respecto al equipamiento, no hay que montar ningún traslado de mueble, ni nada. Los equipamientos están todos listos acá (en el nuevo hospital”.

Prueba en vacío 

Luego de la inauguración oficial, el hospital dará inicio a la “prueba de vacío”. La responsable de la cartera sanitaria explicó en qué consiste: “Significa que al hospital hay que ponerlo con toda su máxima potencia. Es decir, hay que conectar todos los respiradores, todo lo que sea la energía para ver si funciona la red eléctrica; para ver si se producen cortes, cómo arrancan los generadores; todo el sistema de gases, como oxigeno y aire comprimido; el desagüe cloacal. Es una prueba total y esto se hace con un inventario y un registro de las empresas”.

Consultada sobre el equipamiento moderno del nuevo nosocomio, advirtió: “Los equipamientos no son una ostentación, sino que están vinculados con cuánto duran los aparatos y qué complejidad tienen. Cuando uno piensa en un hospital de tercer nivel, tiene que partir de equipamiento cero kilómetro. Básicamente estamos hablando de respiradores, de 
incubadora, de mesas anestésicas; de todo lo que corresponde a la tecnología”.

Sobre el material, las herramientas y el equipamiento que quedará en el viejo edificio, Uboldi explicó: “Se va a realizar un inventario sobre la antiguedad que tiene cada uno de esos equipos, cuál es su funcionalidad, cuánto tiempo tienen para poder seguir trabajando. En base a eso, realizar las reparaciones si fuera pertinente y redistribuir a la red”.

El hospital de Venado Tuerto, que en octubre va a cumplir dos años, redistribuyó mucho de su equipamiento y fue a parar a Samcos o a centros de salud. Siempre hacemos una redistribución. Nada de lo que tenemos se tira, salvo que realmente se deba desarmar por alguna cuestión que esté planteada”

Respecto al diagnóstico por imágenes, la funcionaria señaló que se dejarán de usar las placas: “Esto está vinculado con dejar de tener los cuartos oscuros, dejar de usar las placas, con manipulación de líquidos. Tenemos un menor impacto ambiental. En este caso, estamos trabajando con todo digitalizado. La ventaja es que la gente ahora ya no va  llevar la placa grande con una bolsa, sino que llevará un pendrive y un CD para que pueda verlo en cualquier lado de la provincia y a través de la red, en el propio hospital, se pueden ver las imágenes en cada una de las computadoras”

Fuente: Diario Uno



DEJÁ TU OPINIÓN SOBRE LA NOTICIA

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.