“Hoy fueron los Abregú, antes fue Alvarado, Cantero, Camino, Ungaro, Funes, nuestro eje de trabajo fue buscar a los cabecillas de las bandas y detenerlos, nuestro mensaje a los rosarinos es que no hay impunidad”, afirmó hoy el ministro de Seguridad de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, en el acto en conmemoración del 165° aniversario de la creación de la Policía de Rosario.

Además, destacó el trabajo de investigación que llevó adelante para detener al principal sospechoso del crimen del personal trainer Marcos Guenchul y advirtió que su cartera todavía no inició un diálogo para la transición con el próximo gobierno que encabezará Omar Perotti.


En declaraciones a la prensa tras el acto, Pullaro destacó el operativo conjunto de la Tropas de Operaciones Especiales (TOE) y la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) para identificar el lugar donde se escondían los hermanos de Walter “El Dulce” Abregú”, quienes estaban prófugos de la Justicia.

“Trabajamos para avanzar sobre estas bandas, no es fácil porque quedan segundas y terceras lineas, eso es lo que estamos haciendo, todos los delincuentes principales están presos”, señaló.

Pese al entusiasmo que expresó por los resultados que ha dado la investigación criminal, Pullaro dijo que “hablar de desarticulación es difícil porque las bandas se regeneran, pero el mensaje es claro que los delincuentes, los principales miembros del clan, están detrás de las rejas”.

También hizo hincapié en que estos detenidos quedarán bajo el sistema de resguardo de presos de alto perfil. “Es un tema complejo, seguimos discutiendo con la justicia los kilos que pueden introducir los familiares ya que no hay limites, los tiempos de las requisas que se extienden por horas”, indicó.

“Fue una gestión muy difícil, quien venga se va a encontrar con una mucho mejor policía”

Pullaro explicó que “a los presos se les dan las cuatro comidas, talleres, posibilidades de estudiar, de hacer deporte, entonces con la cantidad de kilos que se introduce después es difícil de controlar, cada vez que discutimos este tema en la Justicia, lo perdemos”.

Consultado sobre la transición del gobierno de Miguel Lifschitz al de Perotti, afirmó que “hubo dos o tres reuniones en las que estuvo el ministro de (Gobierno, Pablo) Farías y se trabajó sobre las finanzas de la provincia, pero en nuestra cartera hasta ahora no tuvimos ningún diálogo con quienes van a venir”.

“Cuando el gobernador electo lo disponga tendrá una reunión con el gobernador Lifschitz y nos autorizará a iniciar la transición, nosotros mientras tanto seguimos trabajando para dar respuestas en materia de seguridad”, precisó.

Por otra parte, resaltó los avances tecnológicos que se incorporaron en su gestión y que permiten atrapar delincuentes que usan estrategias sofisticadas para eludir la persecución policial y judicial, como es el caso del sospechoso de asesinar al entrenador Marcos Guenchul.

“Trabajamos mucho, la semana pasada nos consultaron sobre el crimen del personal trainer y no podíamos hablar, pero con las cámaras de seguridad pudimos hacer un seguimiento del vehículo, mejorar las imágenes con un software y pudimos detectar que el sábado por la noche el sujeto, presunto homicida, se estaba por ir a un país de Europa y fue detenido por la PSA”, reveló.

Finalmente, hizo una evaluación de la labor que llevó adelante su administración. “Fue una gestión muy difícil, quien venga se va a encontrar con una mucho mejor policía, con reformas que pudimos llevar adelante y también con muchos desafíos porque la seguridad junto con la economía son los principales temas de agenda”, indicó.

Fue una gestión difícil, pasamos momentos muy duros, le pusimos mucho esfuerzo, trabajamos mucho, y ante la dificultad pudimos mostrar resultados, parciales. Ahora esperemos que la próxima gestión con la policía mas ordenada, con mas presencia en calle, pueda conseguir mejores resultados de los que tuvimos nosotros”, cerró.

Fuente: www.unosantafe.com.ar


Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.