Se cumplen 12 años del accidente donde murieron dos familias, entre ellas una de Recreo

Hoy se cumplen 12 años del fatal accidente donde chocaron dos automóviles en ruta Nacional Nº19 a la altura de la localidad de La Francia, en la Provincia de Córdoba.

El violento choque fue el domingo 13 de enero de 2008 entre un Ford Galaxy y un Fiat Duna Week End, a unos 158 kilómetros al este de la ciudad de Córdoba.


En el Galaxy viajaban un matrimonio y una familia. El matrimonio estaba formado por el conductor del vehículo, Pedro Alejandro Ruiz (33) conductor del vehículo, y Daniela Gassmann (28). La familia estaba formada por Walter Fabián Amarillo (34), Gisela Mariela Oyuelo (34), y sus dos hijas: Milagros Amarillo (8) y Julieta Ayelén Amarillo (11). Todos murieron.

Melina, sus hermanos y papá

En el Duna viajaba una familia de Recreo:  Juan Demetrio Álvarez, el conductor, de 52 años, junto a Ana Elba Granau (45), y sus tres hijos: Eliana Lara Anabel Álvarez (7), Mauricio Juan Adrián Álvarez (12) y Melisa Noelia Álvarez, de 9 años, la única sobreviviente del trágico choque.

También iban en el Duna Verónica Rodríguez (27), con sus dos hijas: Jazmín Rodríguez (5) y Valentina Gachet Rodríguez (7).

La única sobreviviente de la tragedia fue Melisa Alvarez, por aquel entonces tenía solo 9 años. El impacto hizo que salga despedida del baúl, donde viajaba junto a su hermanita y que pueda sobrevivir.

Melina con su papás

Hoy Melina, ya con 21 años es mamá y conformó una hermosa familia. Forma parte de Estrellas Amarillas Recreo llevando un mensaje de consciencia vial a todos lados.

Hace dos años atrás visitó los estudios de la radio y nos contó…

“Lo que me acuerdo que íbamos todos contentos a vacacionar y festejar un cumpleaños a la casa de Verónica, mi hermana. Cargamos gas y seguimos viaje. Unos minutos antes al accidente me fui atrás del auto, donde están los tubos de gas y me desperté en el hospital de San Francisco.

Hoy mi vida es tranquila, las fechas previas al aniversario me pongo muy mal. Hoy a 10 años me animé, junté energías y decidí escribir un libro. Un libro que cuente mi historia de vida, desde que nací, lo que sucedió en el siniestro vial, mi recuperación y las situaciones que me han tocado pasar”.

Luego de una pequeña sonrisa, cuenta que está estudiando técnico superior en familia, niñez y adolescencia en situación de riesgo.

“Dios me dejó con un propósito”

“Dios me dio un plan de vida. A muchos se le muere un ser querido, un familiar, un amigo. A mí me tocó toda la familia.  El mensaje no es dar lastima, es dar esperanzas de vida, de buscar una razón para seguir viviendo.

Yo encontré la felicidad en la carrera que estoy estudiando, donde me encuentro con personas en situaciones complejas donde se puede ayudar”. Puntualizó la joven.

Melina vivió una pesadilla luego de la tragedia

En el contacto con la radio de Recreo confesó que un hermanastro con su familia, que vinieron a vivir con ella luego de la tragedia, la maltrataron durante mucho tiempo.

“Los dos primeros meses de convivencia con ellos fue buena. Luego me empezaron a maltratar.

Me hacían levantar a la madrugada para limpiar la casa, no me dejaban salir a jugar con los chicos, me hacían hacer flexiones de brazos como castigo. Una vez me pegaron muy fuerte y lastimaron los ojos con unos anillos y un palo de escoba. Me tenían amenazada que no cuente a nadie.

Cuando me animé a contar lo que me hacían decidieron irse de la ciudad.

Desde ese momento me fui a vivir con mis tíos, que ya estaban haciendo los trámites de tutela. Ellos me compraron ropa, también recibí donaciones. Fui estudiando, pasando de año hasta terminar la secundaria y empezar mi carrera.

Melisa es una joven que hace unos meses volvió a vivir en la casa donde hace 10 años vivía con su familia. Día a día pone la mayor energía para darle batalla a la vida. En todo momento deja un  mensaje de que se puede y no hay que rendirse.


Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.