Sonia Parola, una apasionada de la educación de las primeras infancias

La docente recreina de nivel inicial, Sonia Parola, fue reconocida por su trayectoria educativa en ocasión de conmemorarse el día del maestro, el 11 de septiembre, cuando el Gobernador Miguel Lifschitz y la ministra de educación Claudia Balagué reconocieron a destacados docentes de la provincia en el marco de la celebración “Camino de la Educación Santafesina”. La ceremonia se desarrolló en La Redonda, en la ciudad de Santa Fe.

Fm Power Max Web dialogó con Sonia quien expresó que la mención la “sorprendió”. Notablemente emocionada, Sonia contó que se enteró por su supervisora acerca del reconocimiento que propusieron, en principio, los actores institucionales del Jardín de Infantes Nº 140 “Sol Rosa Acuña” donde se desempeña hace más de veinte años. El camino de la docente comenzó en 1988 e integró reemplazos, salas, equipos de conducción y coordinación y directivos. Actualmente es directora de la institución antes mencionada.

“Es una mezcla de emoción y alegría. Es un orgullo estar en el lugar que me vio nacer y es un reconocimiento al día a día. Es una labor que se hace junto a equipos de profesionales de la educación como docentes, profesores de áreas especiales, asistentes escolares, los equipos de gestión, los niños y niñas que también nos enseñan, y mucho, el gran apoyo de las familias y de la comunidad recreina”.

“El ser hoy quien soy, profesionalmente, me hace recordar y celebrar a muchas personas que me enseñaron mucho. Mis docentes de primaria, secundaria y terciaria, a los directores que me guiaron, a los supervisores, al equipo colegiado que hoy está presente en el jardín 140”, mencionó.

Sonia Parola se describe como “apasionada” de la educación de las primeras infancias. “Me intereso, investigo, trato de conocer, y lo que siempre insisto es que los chicos deben estar en el jardín, en las escuelas, en el lugar que ellos se merecen. Aprendemos mucho de ellos”.

Hoy, al jardín que dirige Sonia, quienes han jugado en sus galerías y asistido a las salas, llevan sus hijos o nietos. “Hay familias muy jóvenes – cuenta Sonia – y es un orgullo que cuando vuelven, eligen la institución a la que fueron. Nuestro corazón late cuando los vemos. Todos quienes pasaron por el jardín, dejaron huellas en mi corazón”.

Finalmente, la docente deja un mensaje: “Tenemos que acompañar, perfeccionarnos, comprometernos, escuchar las voces de quienes nos hablan, porque podemos transformar nuestra sociedad”.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.