Desde Code no aseguran que el cambio de huso horario sirva para ahorrar energía

Julio Cobos, diputado nacional por la UCR, ha revivido una propuesta que busca ajustar el huso horario en Argentina, alineando la hora oficial del país con su posición geográfica real. Esta medida, según Cobos, podría contribuir a un mayor ahorro de energía en un momento en el que las tarifas están en aumento.

Sin embargo, desde el Centro Observadores del Espacio de Santa Fe, Jorge Coghlan, docente y director del organismo, cuestiona la efectividad de esta medida en términos de ahorro energético. Según Coghlan, la hora oficial de Argentina se establece desde el Observatorio de Greenwich en Londres, lo que coloca al país en el huso horario -4.

El cambio de huso horario propuesto por Cobos consistiría en retroceder al huso -4 en invierno, en lugar del actual -3 que comparte con Uruguay, Brasil y Paraguay. Esta medida, adoptada años atrás por decreto presidencial, se justificó en base a la idea de aprovechar más la luz solar al atardecer para reducir el consumo de energía. Sin embargo, según Coghlan, esto nunca se pudo comprobar realmente.

Coghlan argumenta que en la actualidad, con la omnipresencia de la iluminación artificial, el cambio de horario tiene un impacto limitado en el consumo de energía. Además, señala que el exceso de iluminación artificial contribuye a la contaminación lumínica, dificultando incluso la visibilidad de las estrellas en áreas urbanas.

Si bien el cambio propuesto podría beneficiar a aquellos que se levantan temprano, Coghlan enfatiza que el ahorro energético no ha sido probado y que el debate sobre el huso horario debería considerar otros aspectos más allá de la iluminación.

El debate sobre el cambio de huso horario en Argentina sigue abierto, con posturas divergentes sobre su efectividad en términos de ahorro de energía y calidad de vida.