El Papa Francisco canonizó a Mama Antula, la primera santa argentina

En un emotivo evento que conmovió a fieles y devotos, el papa Francisco canonizó a Mama Antula, la primera santa argentina, en una ceremonia especial llevada a cabo en la Basílica de San Pedro en el Vaticano. Este acto, esperado desde hace meses, marcó un hito en la historia religiosa de Argentina y fue presenciado por centenares de peregrinos argentinos, familiares de la beata y altos dignatarios eclesiásticos.

El proceso de canonización de María Antonia de San José de Paz y Figueroa, conocida popularmente como Mama Antula, fue promovido por el propio papa Francisco, quien encabezó la ceremonia y leyó la fórmula de canonización ante una multitud congregada en la Basílica. A las 9:46 hora local en el Vaticano y 5:46 en Argentina, el Sumo Pontífice declaró solemnemente la santidad de Mama Antula, añadiendo su nombre al catálogo de los santos.


La vida de Mama Antula estuvo marcada por su incansable labor en la promoción de los ejercicios espirituales y la espiritualidad ignaciana en Argentina, incluso después de la supresión de la Compañía de Jesús por parte del rey Carlos III de España. Su entrega a los más necesitados y su profunda fe la convirtieron en un símbolo de virtud y caridad para muchas personas.

La ceremonia de canonización, que duró aproximadamente una hora y media, contó con la presencia de obispos y cardenales argentinos, así como de fieles llegados desde todas partes del mundo para rendir homenaje a la nueva santa. El retrato oficial de Mama Antula, realizado por el pintor José de Salas, fue exhibido en la Basílica durante la misa.

Este importante paso en el camino hacia la santidad de Mama Antula se basó en la comprobación de dos milagros atribuidos a su intercesión. El primero ocurrió en 1904, cuando una mujer fue curada milagrosamente de una enfermedad mortal después de rezar con reliquias de la beata. El segundo milagro, reconocido en 2017, involucró la curación de un hombre que había sufrido un grave accidente cerebrovascular.

La canonización de Mama Antula es un motivo de orgullo para Argentina y para la comunidad católica en todo el mundo. Su ejemplo de entrega y devoción continúa inspirando a millones de personas, y su figura será venerada y honrada por generaciones venideras como un ejemplo de santidad y virtud.


Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.