FRENTE A LA PARROQUIA SE REALIZÓ EL VÍA CRUCIS

Hoy, pasada la hora 20, se realizó el vía crucis tradicional en nuestra ciudad. Bajo la dirección del reconocido director de teatro Luis Coianiz se puso en escena las 14 estaciones.

Estaba pensado realizarlo en el campo de oración de la virgen de Guadalupe, pero las precipitaciones de días atrás no permitieron montar el escenografía y la llegada del publico y se hizo frente a la Parroquia San Miguel Arcangel.


Se necesitó mas de 100 personas para poder realizarlo. Un via crucis de esta magnitud hacia más de 15 años que no teniamos en Recreo. La gente colaboró mucho” Expresó Luis Coianiz.

El frío no opacó el momento y muchos vecinos se acercaron con sillas y sillones a presenciar la puesta en escena.

¿Que es el vía Crucis?

El Vía crucis es una devoción centrada en los Misterios dolorosos de Cristo, que se meditan y contemplan caminando y deteniéndose en las estaciones que, del Pretorio al Calvario, representan los episodios más notables de la Pasión.

La difusión del ejercicio del Vía crucis ha estado muy vinculada a la Orden franciscana. Pero no fue San Francisco quien lo instituyó tal como lo conocemos, si bien el Pobrecillo de Asís acentuó y desarrolló grandemente la devoción a la humanidad de Cristo y en particular a los misterios de Belén y del Calvario, que culminaron en su experiencia mística en la estigmatización del Alverna; más aún, San Francisco compuso unOficio de la Pasión de marcado carácter bíblico, que es como un «vía crucis franciscano», y que rezaba a diario, enmarcando cada hora en una antífona dedicada a la Virgen. En todo caso, fue la Orden francisana la que, fiel al espíritu de su fundador, propagó esta devoción, tarea en la que destacó especialmente San Leonardo de Porto Maurizio.

El Vía crucis consta de 14 estaciones, cada una de las cuales se fija en un paso o episodio de la Pasión del Señor. A veces se añade una decimaquinta, dedicada a la resurrección de Cristo. En la práctica de este ejercicio piadoso, las estaciones tienen un núcleo central, expresado en un pasaje del Evangelio o tomado de la devota tradición cristiana, que propone a la meditación y contemplación uno de los momentos importantes de la Pasión de Jesús. Puede seguirle la exposición del acontecimiento propuesto o la predicación sobre el mismo, así como la meditación silenciosa. Ese núcleo central suele ir precedido y seguido de diversas preces y oraciones, según las costumbres y tradiciones de las diferentes regiones o comunidades eclesiales. En la práctica comunitaria del Vía crucis, al principio y al final, y mientas se va de una estación a otra, suelen introducirse cantos adecuados.


Deja un comentario