Colón cumple 119 años: Francisco Ghiano y el sueño de un estadio propio

El Club Atlético Colón celebra este 5 de mayo un nuevo aniversario, totalizando 119 años de historia,. Para entender la importancia de este hito, es crucial conocer la historia detrás de los Ghiano, una familia cuyo nombre está estrechamente ligado al nacimiento y crecimiento del club sabalero.

Francisco Ghiano es un nombre que resuena en los pasillos del estadio Brigadier Estanislao López y en los corazones de los hinchas de Colón. Durante su presidencia, que abarcó desde 1942 hasta 1954, el club logró hitos históricos que sentaron las bases de su grandeza. Entre estos logros se destacan la adquisición de los terrenos donde se erige el estadio actual, la afiliación a la Asociación del Fútbol Argentino y la victoria en la Copa Juan Domingo Perón ante su eterno rival.

Edel Gatti, nieto del legendario presidente Ghiano, compartió emocionado detalles sobre la gesta de adquirir los terrenos que ahora albergan el hogar del sabalero. La odisea comenzó en 1939, bajo la presidencia de Horacio Sosa, pero fue Ghiano quien lideró las negociaciones con los ocupantes de los ranchos ubicados en “el bajo”. Con ingenio y determinación, logró persuadir a los residentes para que abandonaran la tierra, ofreciendo materiales de construcción a cambio.

La familia Ghiano, arraigada en los barrios de Santa Fe, vivió momentos trascendentales en la historia del club. Desde su residencia en General Paz y Salvador del Carril hasta su mudanza a la emblemática calle Jujuy y Doctor Zavalla, su vida estuvo intrínsecamente ligada al crecimiento y desarrollo de Colón.

Cuando Francisco Ghiano finalizó el pago de los terrenos, su visión trascendió hacia la construcción del estadio, un proyecto monumental que transformaría la historia de Colón.

Desde sus humildes comienzos como “el campito”, con tribunas de madera, hasta adquirir el apodo del “Cementerio de los Elefantes”, el estadio ha sido testigo de innumerables momentos de gloria y adversidad. Sobrellevó la inundación del 2003, actuando como dique y refugio para la zona sur, y fue escenario de la prestigiosa Copa América 2011.

Hoy en día, el estadio Brigadier López, a sus 77 años de fundación, ostenta una capacidad para 42,000 espectadores, un logro que alguna vez fue solo un sueño. Bajo el liderazgo de Don Ghiano, el estadio fue inaugurado oficialmente el 9 de julio de 1946, marcando un hito en la historia del club.

Para Edel Gatti, nieto del visionario expresidente Ghiano, visitar el estadio es una experiencia emocionante y cada vez más gratificante. Preparándose para celebrar otro aniversario del club, Gatti expresó su deseo de que las plateas del estadio lleven el nombre de su abuelo. “Francisco Ghiano vivirá mientras su nombre resuene en Colón, y en nuestro club, su legado será eterno”, concluyó con emoción.

En palabras del propio Ghiano durante su presidencia, “el mejor patrimonio que tiene Colón es su hinchada”, una declaración que resuena con fuerza en cada rincón del estadio. Unidos por la pasión y el compromiso, la familia Ghiano y los hinchas del sabalero continúan escribiendo juntos la historia de un club que lleva en su ADN el espíritu de su fundador.