RIO SALADO: ESTIMAN QUE HOY EMPIECE A BAJAR

El río Salado registró el viernes una marca de 6,35 metros a la altura de Recreo. Según la Subsecretaría de Planificación y Gestión del Ministerio de Aguas de la provincia y la Municipalidad de Santa Fe, que monitorean de manera permanente la cuenca, estiman que este sábado alcanzará su pico y comenzará a descender. Esta estimación se da porque comenzó a bajar el aporte que hace el río Cululú, uno de los principales afluentes.

Según se cree, en la ciudad  no habría inconvenientes, solo con las familias que están fuera del anillo de defensa como por ejemplo un sector de Barrio Vinelli.


El secretario de Planificación y Gestión del Ministerio de Aguas de la provincia, Ricardo Giacosa, fue optimista en cuanto a la crecida del Salado y dijo que “en las próximas horas comenzará a descender”. Hoy el caudal es de 1.400 metros cúbicos por segundo y llegará de manera progresiva a 600. “Según los registros, el principal aporte que tiene el Salado, que es el Cululú, comenzó a descender, entonces se espera que a partir de mañana (por hoy) en Recreo comience a descender, siempre y cuando no se produzcan lluvias, aunque se cree que no va a haber porque los pronósticos no las anuncian”, dijo el funcionario provincial a Diario UNO.

Tanto Giacosa como funcionarios del municipio santafesino estiman que la medición máxima será entre 6,35 y 6,40 metros y desde ahí comenzará a bajar. La magnitud será unos 20 centímetros menos que la registrada el año pasado. “Hoy el afluente más cercano es el Cululú, que está muy próximo, a la altura de Manucho y es donde se produjeron las principales lluvias la semana pasada y esta. Recibió principalmente todos los aportes de Rafaela, Nuevo Torino y Esperanza; son los que están arrojando 700 metros cúbicos por segundo, es decir que la mitad proviene de ahí, el resto es del curso propio del Salado a la altura de San Justo”, explicó más adelante.

 

El problema está adentro

Al ser consultado sobre si tienen incidencia las lluvias registradas en la zona de Santiago del Estero y Córdoba, el funcionario provincial aseguró que no. “Todo lo que es en Córdoba va a la laguna Mar Chiquita y a los ríos Primero y Segundo; y lo que llueve más al sur de la ruta nacional 19 va al Carcarañá. Sí lo que llueve en Santiago del Estero ingresa por Tostado al río Salado, pero los caudales en ese punto son alrededor de los 30 metros cúbicos por segundo, es decir en términos figurativos y comparado con los niveles de acá son muy bajos”, aclaró Giacosa.

En comparación con la crecida que se dio en abril de 2014, el funcionario aseguró que será levemente menor, pero “de todas maneras el río Salado está controlado en lo que hace a Santa Fe y también en Recreo”. Y agregó: “Hoy la problemática que tienen estas ciudades está del lado de adentro de las defensas y hay dificultades para drenar el agua de lluvia, pero no por el Salado propiamente dicho”.

Si bien el municipio santafesino trabaja con las personas afectadas por el río, se trata de familias que hoy viven en el valle de inundación y la intención es, una vez que descienda, reubicar a estas personas en lugares seguros y fuera del anillo de defensa. “Hoy es adentro por la falta de algunas obras de desagües en ambas ciudades. En Recreo las compuertas están abiertas, es decir que funciona por gravedad el drenaje, pero falta escurrir por otro métodos”, dijo.

Cabe aclarar que estas dos son las ciudades que están mirando el Salado y su variación. Santo Tomé no tiene mayores dificultades ya que está en la otra margen del río y allí no se registran inconvenientes. “Ahora habrá cuatro o cinco días de buen tiempo, el Salado va a estar descendiendo y el Paraná afortunadamente está en valores bajos, es decir que la conjunción de estos tres aspectos va a ser beneficioso para las localidades de Santa Fe y Recreo”, manifestó el secretario de Planificación y Gestión del Ministerio de Aguas de la provincia.

En este sentido, que no llueva en estos días en la zona es muy importante porque los suelos están saturados con las últimas precipitaciones y el drenaje natural es el río, por lo tanto el buen tiempo es más que positivo, sobre todo en las próximas semanas. “El descenso va a pasar a un escalón más bajo. Va a pasar a alrededor de los 600 metros cúbicos por segundo. De todas formas, tenemos todo marzo y abril considerados períodos con muchas lluvias, son los meses más lluviosos del año. Por eso vamos a estar atentos a cómo va a seguir evolucionando esto”, agregó Giacosa.

El funcionario aprovechó para contar que antes de estas lluvias el río Salado estaba a 300 metros cúbicos por segundo, ahora va a permanecer en los 600 metros cúbicos por segundo, es decir un escalón más arriba y va a permanecer en esos valores. “No son valores altos, pero sí un escalón más alto y el valle de inundación permanecerá ocupado con agua. De todas maneras, lo seguiremos monitoreando estos dos meses que son con precipitaciones extraordinarias; después llega el invierno y son considerados meses normales para la zona”, explicó Giacosa y aclaró que de todas manera el monitoreo se hace siempre aunque ahora se aumenta la frecuencia.


Deja un comentario